La diabetes es una enfermedad crónica en la que los niveles de glucosa en la sangre (azúcar) son demasiado altos. Esta sustancia es en realidad la principal fuente de energía y proviene de una serie de procesos que ocurren a nivel digestivo. La glicemia es controlada por la insulina, la cual es una hormona que se produce en el páncreas. La insulina procesa la glucosa que está en el torrente sanguíneo y permite que ingrese a las células, en donde a través de otro proceso se crea la energía.

Las personas diabéticas no producen suficiente insulina, o la que producen no es capaz de hacer que la glucosa ingrese a las células, y de esa forma los niveles de glicemia se elevan, en lo que se conoce como hiperglicemia.

Existen 3 tipos de Diabetes.

Tipo 1

El páncreas no produce insulina, debido a que el sistema inmunológico destruye las células del páncreas que la producen. Generalmente se diagnostica en niños y adultos jóvenes. Este es el tipo de diabetes en que tienen que usar insulina todos los días.

Tipo 2

En este tipo de diabetes el cuerpo no produce suficiente insulina para procesar la glucosa, o la insulina no funciona correctamente. Puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente en personas de mediana edad y en gente mayor. Es el tipo más común de diabetes.

Diabetes gestacional

Este tipo de diabetes afecta únicamente a las mujeres durante el embarazo. Es común que desaparezca en cuanto nace el bebé, sin embargo es muy probable que más adelante se le diagnostique la diabetes tipo 2.

Los principales síntomas son:

  • Aumento de ganas de orinar
  • Sed anormal
  • Mucho apetito
  • Bajo de peso
  • Cansancio crónico y falta de concentración
  • Entumecimiento de las manos y pies
  • Pérdida de visión
  • Dolor de estómago acompañado de vómito
  • Heridas sin cerrar por mucho tiempo

 

Si quieres conoce más acerca de esta enfermedad, envíanos un correo a:

dr.yonatan.rivera@gmail.com