Los cuidados paliativos pueden ser dados a cualquier paciente sin importar su edad, ya sean niños o adultos y personas de la tercera edad. Su principal objetivo es el de aliviar los síntomas de enfermedades graves o terminales, ya que provee alivio de síntomas, dolor y estrés en cualquier etapa de la enfermedad. Mejora su calidad de vida. No obstante, estos cuidados deben ser paralelos al tratamiento recomendado por el médico especialista.

Los cuidados paliativos pueden ser proporcionados por los mismos médicos, sin embargo, es necesaria la asistencia de personal especializado en el tema para no distraer de otras atenciones al paciente por parte de su médico.

A este tipo de cuidados también se le conoce como cuidados de apoyo, y es una parte importante del tratamiento del paciente, ya que también contribuye al bienestar emocional de los pacientes y de sus familias, que a su vez puede repercutir en el estado físico.

Muchos estudios han demostrado que la aplicación de los cuidados paliativos o de apoyo, han contribuido para que los pacientes pasen menos tiempo en cuidados intensivos e incluso ha evitado la readmisión de éstos en los hospitales.

Por ellos, este tipo de cuidados son aplicados a personas con enfermedades graves o terminales, tales como cáncer, insuficiencia cardiaca, diabetes, entre otras.