La hipertensión arterial es una patología clínica crónica que se caracteriza por el aumento de la presión sanguínea en las arterias. Tiene diferentes síntomas dependiendo la gravedad y el avance de la enfermedad, como: dolor de cabeza, dificultad respiratoria, vértigos, dolor torácico, ...